|, Microsoft Dynamics NAV, Novedades|5 grandes diferencias entre un ERP y un CRM

5 grandes diferencias entre un ERP y un CRM

Las siglas ERP corresponden a Entrepise Resource Planning, en castellano Planificación de recursos empresariales, sirven para ayudar a gestionar los recursos disponibles en las empresas.

Los ERP, como puede ser Microsoft Dynamics NAV, son un conjunto de diferentes funcionalidades que posibilitan la integración de las operaciones de la empresa, como podrían ser las de producción, logística, inventario, envíos, finanzas y contabilidad. Disponer de un ERP en una empresa permite tener una visión global del funcionamiento de la empresa y por tanto poder realizar mejores análisis, para conseguir una optimización de la gestión y mejorar la rentabilidad.

En cambio, las siglas CRM se corresponden con Costumer Relationship Management, por ejemplo Microsoft Dynamics CRM, es una aplicación destinada a mejorar la satisfacción de los clientes. La idea de esta herramienta es tratar de recopilar toda la información de forma ordenada de cada cliente, con el fin de generar confianza y relaciones a largo plazo a través de nuestras interacciones.

De manera general, lo que tienen en común un ERP y un CRM, es que los dos sistemas son capaces de permitir que los empleados de una organización compartan información y puedan coordinar los proyectos y a su vez, posibilitan a los directivos crear informes y tomar decisiones en base a los datos que ofrecen.

Implantar estas herramientas en una organización ayudan a que esta crezca, eso sí, de forma diferente. Puede ser, a través de un CRM optimizando nuestra fuerza de ventas y comunicación, o bien, mejorar la productividad de los empleados mediante un ERP.

5 diferencias entre un ERP y un CRM

Metas

Un ERP está diseñado y desarrollado con el fin de gestionar los recursos y controlar los procesos de forma eficaz de una empresa, como por ejemplo, el tiempo invertido en hacer algo y los gastos incurridos en dicha actividad.

El ERP facilita planificar y organizar la producción y controlar las finanzas de la empresa, pero no gestiona clientes como sí lo hace un CRM, simplemente tiene la información administrativa.

En cambio, un CRM es un gran repositorio de datos que nos permite disponer de información de nuestros clientes como pueden ser sus necesidades, gustos, preferencias y conocimientos que posteriormente podremos utilizar para fidelizar a nuestros clientes.

Costes

Actualmente ambas opciones tienen la posibilidad de ser un Saas (Software as a service o en castellano, Software como un servicio), pero como pasaba anteriormente en las modalidades on-premise, el despliegue de un software CRM es más sencillo y menos costoso que lo que es la implantación de un ERP.

Implementación

Principalmente, la dificultad de implementar un CRM es menor que la implantación de un ERP ya que el sistema CRM afecta a menos áreas de la empresa. Mientras que un ERP es mucho más complejo ya que afecta a muchas más áreas críticas para el funcionamiento de una empresa.

Modular

Ambos programas están compuesto por secciones o módulos que nos permite diferenciar las diferentes áreas de las empresas.
En el caso del CRM, los principales módulos que lo componen son: clientes, ventas y marketing. Mientras que los módulos principales de un ERP son: producción, logística, distribución, facturación y contabilidad.

Tamaño de la empresa

Dependiendo del tamaño de la empresa, un ERP será o no práctico. Los ERP suelen ser sistemas bastante complejos y llenos de módulos que una empresa pequeña no aprovecharía al 100%. En cambio, un CRM vale para cualquier tipo de empresa independientemente de su tamaño y gracias a sus modalidades Saas, permite un acceso más económico a este tipo de herramientas.

Deja un comentario

17 − quince =