Dentro de los entornos empresariales los directivos se enfrentan al dilema entre adquirir un BPM o un ERP. Uno de los objetivos que persigue toda organización empresarial es la búsqueda y mejora de la productividad para todos los órganos de la empresa, para ello, existen dos metodologías. Una es el Business Process Management (BPM) y otra, Enterprise Resource Planning (ERP).

Un punto en común entre el BPM y ERP es la puesta en marcha que hacen las empresas de estas dos metodología para alcanzar el objetivo de la máxima productividad, pero esta consecuencia llega de una manera diferente tratándose de la metodología que se emplee. Una correcta gestión del proceso de negocio (BPM) será el camino del éxito a la implantación del software ERP.

FOTO1

Mientras que el BPM es considerado una metodología de trabajo, una acción que necesita del uso de diferentes herramientas; el ERP es un software de negocio para la gestión de la producción. Por lo tanto, BPM es la parte implementable y el ERP es la herramienta para su consecución.

BPM: ¿Qué es?

Al referirnos al Business Process Management hablamos también de la disciplina que tiene como objetivo automatizar los procesos para distribuirlos entre los diferentes roles de la empresa, es decir, reorganiza a los trabajadores, sistemas y los distintos procesos para alcanzar la eficiencia operacional de la empresa.

Para Gartner, el BPM es el medio para conseguir una mejora en el desempeño y la rapidez en la operativa de la empresa. La utilización de esta metodología hace que se eliminen aquellas posibles barreras entre los agentes externos de la empresa. Se fortalecen las comunicaciones y las informaciones, además, de una mayor definición de los sistemas del trabajo.

¿Qué funcionalidades cubre?

Una solución BPM te permitirá la realización de mapas de procesos donde la empresa focaliza su actividad hacia las necesidades del cliente. Pero aún hay más funcionalidades:

Mejora en la relación con tus clientes: de una manera más directa podrás conectar con tus clientes para atender a sus solicitudes en el momento adecuado.

Simplificación de las operaciones: evitarás las operaciones más engorrosas de la empresa mediante la automatización y persecución de las tareas a través del software tecnológico.

Fomento de la colaboración: surgirán sinergias de colaboración entre los distintos departamentos.

Personalización de procesos: en base a los países a los que vaya tu producto se crearán procesos que garanticen el cumplimiento de la normativa del país o mercado al que vaya dirigido.

¿Y los beneficios?

– Aumento de tus márgenes de ganancia

– Ahorro y optimización de los costes

– Eficiencia en los plazos de entrega

– Estructuración de la empresa hacia la transformación digital

– Estandarización de los procesos

foto2

Y el ERP…

Como ya sabemos, el ERP es un software de gestión que reside en integrar una serie de programas para la recopilación de datos y gestionarlos. Nos da un visión de los procesos de la empresa a tiempo real por mediación con la base de datos. No hay sector el cual no debe excluir esta herramienta de su paquete tecnológico. Por mediación del ERP podemos aumentar nuestra eficacia en:

1. Control de la cadena de suministro

2. Control financiero y contabilidad

3. Desarrollo de proyectos

4. Automatización de tareas

5. Ahorro de costes

6. Gestión de recursos humanos

Diferencias ERP y BPM

CARACTERÍSTICAS ERP BPM 
Visión Empresas que trabajan por funciones o transacciones Empresas que trabajan por procesos
Área de actuación Algunos departamentos de la organización Todos los departamentos de la organización
Acción Espera la acción del usuario Establece los roles y tareas para cada usuario. Informa de las tareas que no se realizan en el tiempo previsto y se adapta rápidamente al nuevo modelo
Desarrollo Se realiza por módulos o grupos de estos más completos, no es gradual Se realiza de forma gradual, proceso por proceso
Implicación a terceros Emiten y reciben documentos que interactúan de manera manual Integrados en los procesos, emiten y reciben tareas, comparten documentos y datos
Implantación Difícil y lenta, necesita de personas cualificadas y con conocimientos técnicos Fácil, sin programación, es intuitiva para su manejo

Los ERP y los BPMS son soluciones que si bien no son iguales se complementan, en ocasiones el ERP acaba por integrarse al BPM para conseguir una adaptación integral del negocio.

En la actualidad los ERP evolucionan en base a los adelantos que se van dando dentro del campo de la inteligencia de negocio, migraciones a los entornos cloud y SaaS, dispositivos móviles. Por lo tanto, el ERP no es ninguna herramienta que este avocada a su desaparición, al contrario, tiene el reto por delante de evolucionar hacia las nuevas necesidades de los entornos empresariales.

Los BPM tienen su misión hacia los procesos internos mientras que el ERP su objetivo se encuentra en las funciones de la organización. Sí ya cuentas con un BPM y quieres dotarle de mayor competitividad, contacta con nosotros y te proporcionaremos el ERP que más se ajuste a tus necesidades. ¿Te ayudamos?.