Hasta hace bien poco en las empresas solo existía la posibilidad de trabajar con nuestro propio servidor. Este tipo de solución es la conocida On Premise, la cual se basa en tener en nuestra empresa los servidores y software que nos sirven de un determinado servicio.  Hasta hace no mucho era la única opción con la que contaban las empresas. Las que contaban con un soporte IT y otras que usaban los servidores por parte de algún partner.

El modelo Cloud (la nube), no necesita de una instalación, su manejo es todo a través de la nube; cuenta con los mismos servicios y funcionalidades que on premise, ¿la diferencia? Es un modelo online y su coste es mucho más económico.

A la hora de guardar nuestros datos y aplicaciones, las empresas deben realizar un cuidadoso estudio de cual es el modelo que más les interesa y valorar los pros y contras de las soluciones que existen. Aquí es donde se produce una de las decisiones más importantes dentro del campo tecnológico de una empresa ¿migro mi empresa a la nube (cloud) o mantengo los servidores on premise?

foto 1

On Premise

La principal característica de este modelo es la instalación en los servidores y dispositivos locales de la empresa. Nos va a permitir acceder físicamente a la información y disponer de un control y acceso directo a la configuración y a la seguridad de los datos.

¿Inconveniente? Si no te encuentras en las oficinas donde se encuentra toda la infraestructura, necesitarás de un acceso remoto para poder acceder a ella.

Características

  • El software se ejecuta desde el mismo hardware
  • Pleno control y seguridad de los datos
  • Soporte y mantenimiento local
  • Su uso es independiente al acceso a Internet

foto2

Cloud

Estas nuevas soluciones nos van a dar la posibilidad de acceder a las aplicaciones y a los datos a través de Internet. No hará falta la utilización de un hard drive integrado en nuestro equipo, o un servidor dentro de la empresa.

Con respecto a las soluciones físicas, el modelo cloud presenta una serie de atributos y beneficios relacionados a la seguridad, almacenamiento, costes… que los servidores físicos no pueden combatir.

En la actualidad se generan multitud de software basados en los entornos cloud que incluyen funcionalidades tales como, conexión ERP con CRM, aplicaciones de gestión, automatización de marketing, etc.

Y quizás, uno de los aspectos más atractivos es la posibilidad de conectarse a Internet para acceder o actualizar nuestros datos.

foto3

¿Cuál elijo?

Es la gran pregunta a la cual se están enfrentando la mayoría de las empresas y la cual muestra una respuesta en forma de beneficios notables la una de la otra.

El modelo cloud computing va a proporcionar a la empresa en poco tiempo un servidor totalmente configurado a las características y necesidades que necesitemos. La configuración es tan amplía que podremos elegir desde la conectividad, potencia, seguridad, recursos etc.

En cuanto a la inversión a llevar a cabo, la puesta en funcionamiento de la nube se determina por ser una solución la cual no requiere de un desembolso económico inicial, pagas exclusivamente por uso. Se adapta a los picos y valles del trabajo y a la carga de los diferentes proyectos.

La elección, al fin y al cabo, dependerá de las verdaderas necesidades específicas que necesite tu empresa. Son muchas las empresas que han empezado a migrar sus datos y aplicaciones a estos entornos cloud por la multitud de ventajas que tiene con el anterior modelo.

 

Ahora es tu momento, valora si tu empresa ganará más competitividad al migrar a la nube y cuenta con Actio para informarte y asesorarte en este proceso tan decisivo para el entorno profesional.